A diferencia del aborto con medicamentos en el cual se usan pastillas abortivas, el legrado uterino es un método de aborto quirúrgico, consiste en el uso de una legra o cureta para obtener tejido del útero por medio de un raspado. El legrado es un procedimiento muy utilizado en ginecología, puede utilizarse para obtener una biopsia en el diagnóstico de trastornos en el útero, como el cáncer; para limpiar la cavidad uterina después de un aborto espontáneo o como método de aborto quirúrgico dentro de las primeras 12 semanas de gestación.

El procedimiento del legrado uterino consiste en la dilatación del canal cervical con un espéculo, posteriormente se raspa suavemente el revestimiento interior del útero (endometrio) para extraer el tejido endometrial. El legrado uterino debe realizarse en una clínica u hospital pues requiere de instrumental perfectamente esterilizado e instalaciones adecuadas y preparadas para intervenir en caso de una complicación. Ya que el legrado uterino es un procedimiento quirúrgico, se requiere del uso de anestesia, que puede ser local o general, dependiendo de las condiciones de cada paciente.

Preparación previa al legrado uterino

Antes del legrado uterino, se aconseja a las pacientes que:

  •     No coman ni beban por lo menos seis horas previas a la cirugía
  •     Acuda a la clínica de ILE acompañada por su pareja o un familiar mayor de 18 años y, de preferencia que sea quien la conduzca de regreso a su casa

El legrado uterino es un procedimiento ambulatorio, es decir, no requiere hospitalización. Sin embargo, se recomienda que las pacientes reposen unas horas en las instalaciones de la clínica y el resto del día en su casa. Aunque se aplican analgésicos y la mayoría de las mujeres no reportan tener dolor posterior al procedimiento, se recomienda que la paciente no conduzca su vehículo, haga ejercicio ni cargue objetos pesados.

¿Qué esperar después de un legrado uterino?

Después de que el médico ha finalizado el legrado uterino se mantiene a la paciente unos momentos en observación, para descartar complicaciones, como hemorragias vaginales, en caso de que exista una hemorragia, la paciente tendrá que quedarse en observación toda la noche.

Durante las primeras 24 horas posteriores al legrado, la paciente debe guardar reposo; el segundo día, la paciente debe caminar y comenzar a mover su cuerpo poco a poco para volver a las actividades normales entre el quinto y el décimo día, excepto levantar objetos pesados, hacer esfuerzos considerables como ejercicio, faenas domésticas hasta aproximadamente 15 días después.

Del mismo modo, debe evitarse las duchas vaginales y el uso de tampones, ya que pueden contaminar el útero y causar infecciones.

En algunos casos, el médico sugiere a las pacientes mantener el ayuno de 6 a 24 horas posteriores al legrado uterino y se aplican sueros, sin embargo después de ese periodo puede retomarse la dieta ordinaria.

Complicaciones del legrado

  •     Daño al cuello uterino debido al paso de los instrumentos
  •     Hemorragia
  •     Infección del útero u otros órganos pélvicos
  •     Punción o perforación uterina
  •     Tejido cicatrical dentro del útero si el raspado fue excesivo

Como podemos ver, realizar un método como Legrado tiene complicaciones, es mejor siempre utilizar métodos adecuados y aprobados por la Organización Mundial de la Salud como la Aspiración Manual Endouterina AMEU.

Todo procedimiento quirúrgico tiene riesgos, sin embargo estos disminuyen si se realizan bajo las manos expertas de un médico profesional, en las instalaciones adecuadas y aún más utilizando los métodos adecuados, lamentablemente en internet se encuentra información de tratamientos no aprobados que incrementan los riesgos de salud en la paciente.

Recuerde no poner su salud en riesgo y acudir con los expertos, en Ginecafem podemos ayudarle, además recomendamos regresar a una consulta de control para asegurarnos de que el procedimiento fue exitoso.