Escrito por: Rosa Maria Ibarra

Ante un embarazo no deseado, especialmente en un momento que se considere inoportuno, muchas mujeres se preguntan cómo pueden abortar y, si viven en lugares donde el aborto es una práctica ilegal, las mujeres suelen buscar métodos caseros para un aborto sin que otras personas se enteren y puedan acusarlas por no querer continuar con un embarazo que no desean.

La legislación en la Ciudad de México permite que las mujeres accedan a un aborto libre y voluntario, con servicios médicos que van desde las pastillas abortivas hasta los procedimientos quirúrgicos para garantizar el bienestar de las mujeres que se someten a estos procedimientos.

Por su parte, las restricciones a la interrupción voluntaria del embarazo han provocado que un porcentaje muy alto de mujeres busque métodos de aborto que pueda realizar desde su propia casa, enfrentando los peligros que estos conllevan, como las infecciones, abortos incompletos, hemorragias e incluso la muerte.
Además, se ha sabido de mujeres que son descubiertas al llegar a los servicios de emergencia con situaciones que se salieron de control, como una hemorragia, y que en algunos casos son enjuiciadas porque en la región donde viven, se considera al embrión como una vida humana, mientras que las leyes de aborto legal consideran que hasta las 12 semanas de gestación se puede interrumpir un embarazo.

Los métodos de aborto casero más utilizados son:

• Aborto con pastillas. El método farmacológico es legal en la Ciudad de México y otros lugares del mundo; este puede realizarse hasta las 7 semanas, con una efectividad del 99%, sin embargo se requiere la prescripción médica y no intentar utilizarlas sin asesoría, pues la dosis y la aplicación requieren de una guía específica.
• Vitamina C. En Internet circula la idea de que la vitamina C es una sustancia abortiva y el método menos tóxico y peligroso para interrumpir un embarazo de no más de 4 semanas de gestación. Sin embargo, no hay fundamentos científicos que respalden esta idea.
• Infusiones. De perejil, de canela u otras hierbas, se dicen que se beben o se colocan en la vagina por las noches para interrumpir un embarazo.

Existen diferentes causas por las que una mujer puede querer abortar: embarazos por violación, falta de recursos económicos para enfrentar un embarazo, enfermedades de la mujer o del producto, no contar con el apoyo de la pareja o el simple hecho de no querer enfrentar la maternidad.

Los Derechos Humanos indican que nadie debe impedir a una mujer el decidir sobre su cuerpo, pero para esto, se recomienda optar por los servicios legales que aportan seguridad a los procedimientos.

En Ginecafem somos una clínica de ILE en la Ciudad de México, pero también ofrecemos servicios ginecológicos para darte una atención integral y que puedas decidir sobre tu cuerpo y futuro; llámanos y programa tu cita con nosotros.