Escrito por: Rosa Maria Ibarra

El pasado mes de abril, el Congreso de la Ciudad de México aprobó con 45 votos a favor y 12 en contra el dictamen para renovar la Ley de Salud de la CDMX, la cual establecía que el periodo máximo para la interrupción legal del embarazo era de 12 semanas, para extenderlo a 20 semanas en caso de que el embarazo se haya dado como consecuencia de una violación.

Con esta reforma, que quedó bajo los términos de la NOM-046-SSA2-2005, las mujeres víctimas de una violación sexual que tengan una gestación de veinte semanas y seis días posteriores a la fecha de última menstruación podrán acudir a un Centro de Salud para solicitar una interrupción legal del embarazo, sin importar si denunciaron la agresión ante las autoridades. Los médicos de las instituciones de salud tendrán que atender a las mujeres sin verificar si hay pruebas o denuncias sobre la violación.

 
ILE
 

Tanto si se administra en los centros de salud, como si lo realiza en casa la paciente, las pastillas abortivas son un método de interrupción del embarazo aprobado para usarse hasta las 20 semanas de gestación. Ya que la paciente se encuentra dentro del segundo trimestre de embarazo, la dosis puede ser diferente a la administrada a las 12 semanas; además, la combinación de mifepristona con misoprostol es más frecuente en estos casos para incrementar la efectividad del método.

Entre más pronto se administren las pastillas abortivas será más efectivo y seguro el procedimiento, ya que en gestaciones avanzadas comienzan a incrementar los riesgos de complicaciones. Por ello, acudir a consulta es indispensable para recibir la prescripción y uso correcto de las pastillas.

Si bien las pastillas abortivas con misoprostol pueden administrarse para la interrupción del embarazo en el segundo trimestre, las mujeres no deben intentar el procedimiento por sí mismas ya que puede presentarse una ruptura del útero o una hemorragia, así que la vigilancia médica y el acceso oportuno a la atención de emergencia en la clínica es indispensable.

 
ILE
 

A estas alturas, tal vez te preguntes por qué se permitió que el aborto se realice de forma legal hasta la semana 20 de gestación. La respuesta es que las mujeres víctimas de abuso sexual suelen carecer de los medios para interponer una denuncia o tomar la decisión por sí mismas de interrumpir su embarazo.

Si este es tu caso, debes saber que no estás sola. En Ginecafem te comprendemos y queremos ayudarte a tomar la mejor decisión para tu caso, por ello te invitamos a contactarnos para más información, con gusto te atenderemos.