Escrito por: Rosa Maria Ibarra

En la Ciudad de México todas las mujeres tienen el derecho de abortar de manera legal hasta la semana 12 de gestación sin importar las causas de su decisión. A pesar de ello, la Procuraduría General de Justicia de la capital cuenta con más de 300 carpetas de investigación por el delito de aborto de 2016 a 2018.

De acuerdo con ley, el tiempo para interrumpir el embarazo podría alargarse en aquellas situaciones donde exista una afectación a la salud de la mujer, que haya una malformación congénita o porque ocurra un aborto espontáneo.

El artículo 145 del Código Penal de la ciudad indica que el delito de aborto aplica a las mujeres que se practiquen o consientan que otra persona interrumpa su embarazo después de la semana 12, en estos casos se pueden hacer acreedoras a penas que van desde los 6 meses en prisión hasta los 300 días de trabajo comunitario, y para quienes obligan a una mujer a abortar pueden ser condenados de 8 a 10 años en prisión si existe violencia física o moral.

Cada aborto es un caso particular

Ante esta situación la catedrática de la UNAM, Claudia Meneses, destacó que todos los casos de aborto son particulares y además de la legalización en la ciudad, también debería de garantizarse los medios para prevenir casos de violencia hacia la mujer que pueden hacerla incurrir en un delito al abortar después de los tres meses.

La especialista en derecho destacó que existen diferentes situaciones por las que mujeres pueden enfrentarse a este tipo de situaciones y para las cuales deberían existir excepciones que las protejan, por ejemplo:

-Trámites burocráticos: en ocasiones las mujeres solicitan el aborto en los tiempos límites legales, sin embargo, por los trámites burocráticos en las instancias públicas de salud se puede perder tiempo vital que podría incriminar a la mujer.

-Presión de la pareja o familia: hay mujeres que se enfrentan a la presión de tener que abortar de parte de algún familiar o su pareja y tienen que buscar la manera de hacerlo aunque los tiempos legales ya hayan pasado, incluso muchas de ellas son obligadas y amenazadas para hacerlo.

-Accidentes: se han presentado casos donde un accidente de la vida cotidiana, ingerir algún medicamento o hasta consumir un remedio casero pueden provocar un aborto.

La abogada destacó que las mujeres no deben ser criminalizadas por abortar y destacó que la ignorancia sobre el derecho de abortar, así como el desconocimiento de los servicios legales que existen para la interrupción segura son las principales causas para iniciar investigaciones en su contra.

Claudia Meneses señaló que la mejor arma que tienen las mujeres para evitar ser criminalizadas por el delito de aborto es la información.

En Ginecafem estamos para apoyarte y acompañarte en tu decisión. Somos una clínica certificada para practicar la Interrupción Legal del Embarazo.

Si tienes alguna inquietud sobre el procedimiento no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través del teléfono 5556-1508 o si lo prefieres puede escribirnos por WhatsApp al 55 4204 8592.