Escrito por: Rosa Maria Ibarra

Se le llama aborto provocado o inducido a la interrupción del embarazo de manera intencional a través de métodos como intervenciones mecánicas o con el uso de medicamentos. Al contrario de un aborto natural el cual puede ocurrir en cualquier momento por una reacción normal del cuerpo, el aborto provocado se planifica y se realiza bajo la supervisión de médicos capacitados.

El aborto provocado puede realizarse legalmente con procedimientos seguros para la mujer hasta la semana 12 de gestación en la Ciudad de México sin importar las causas. Entre las principales razones por las que se realiza un aborto inducido están: falla en el uso del método anticonceptivo, violación, alteraciones en el feto o porque la vida de la mujer está en riesgo.

Métodos de aborto inducido

Durante el primer trimestre de gestación se pueden practicar dos tipos de aborto inducido de forma segura, los cuales son:

Aborto químico: es uno de los métodos menos invasivos y más seguros para abortar, sin embargo, sólo puede utilizarse durante las primeras semanas y consiste en el suministro de medicamentos, los cuales también se conocen como pastillas abortivas.

Aborto quirúrgico: este método consiste en dilatar el cuello de la matriz para que a través de la vagina se extraiga el contenido del útero. Existen diferentes técnicas para realizar un aborto quirúrgico como la aspiración endouterina, la cual ha sido avalada por la Organización Mundial de la Salud como una de las técnicas más seguras y utilizadas para interrumpir un embarazo.

Existe otra técnica como el legrado uterino que consiste en dilatar el canal cervical con un espéculo y luego hacer un raspado del revestimiento del útero para extraer el tejido endometrial. Esta técnica también suele utilizarse cuando se desea obtener una biopsia para diagnosticar algún trastorno del útero como el cáncer.

Después del aborto

Las consecuencias del aborto pueden empezar a presentarse inmediatamente después del procedimiento, hasta algunos días o semanas después del mismo. Físicamente es normal que durante los días posteriores la mujer presente sangrado irregular, tenga dolor en la zona abdominal, muy parecidos a los cólicos menstruales.

Para evitar cualquier tipo de consecuencia mayor como infecciones, el procedimiento tiene que realizarse en una clínica certificada. En Ginecafem contamos con los especialistas que practican el aborto provocado bajo los estándares de la más alta calidad y la mayor discreción y confidencialidad. Si tienes más dudas sobre este procedimiento llámanos o visítanos en alguna de nuestras clínicas.