Sin duda, el método de interrupción legal del embarazo (ILE) más seguro y eficaz en las primeras etapas del desarrollo embrionario es a través de las llamadas pastillas abortivas. Sin embargo, existen diversos fármacos que no siempre ofrecen los mismos beneficios, máxime si su prescripción y seguimiento son inadecuados.

Ejemplo de ello, es la polémica que se desató en 2017 por el uso de Mefaprix en las Clínicas de Salud Sexual y Reproductiva de la Secretaría de Salud de la Ciudad de México (SEDESA), medicamento que, según estimaciones de un grupo de mujeres afectadas, provocó complicaciones de salud en 500 de ellas.

 

ILE

 

El uso de mifepristona –componente activo de estas pastillas—, conforme a datos proporcionados por la farmacéutica Linepharma International Inc., está avalado por el Comité de Medicamentos para Uso Humano de la Agencia Europea de Medicinas y la Organización Mundial de la Salud (OMS), además de que desde 2013 cuenta con la aprobación de la SEDESA, organismo que, por su parte, recalca que tiene una efectividad que va del 97 al 99%.

De esta forma fue como la empresa fabricante y el organismo de gobierno se deslindaron de la queja que interpusieron en conjunto varias mujeres que padecieron efectos adversos luego de ser tratadas con Mefaprix, tales como hemorragias, abortos incompletos y seguimiento de la gestación.

Las afectadas recopilaron la documentación de 245 casos y solicitaron el análisis del fármaco al Instituto de Química de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), entidad que concluyó que el Mefaprix se encuentra por debajo en calidad comparado con el Zacafemyl, que eran las pastillas que anteriormente utilizaba la SEDESA.

No obstante, la Secretaría de Salud manifestó que ambos medicamentos son seguros y que existe una probabilidad de alrededor del 2% de que no se reaccione favorablemente a ellos, por lo cual luego de prescritos debe hacerse un seguimiento del avance en las mujeres a las que les fue aplicado.

La disputa, sin embargo, pudo haberse dado por las deficiencias en los cuidados posteriores pues, aunque las autoridades sanitarias negaron tener registros de complicaciones en los expedientes de las afectadas, estas aseguraron que el trato que se les dio no fue el adecuado.

¿Cómo saber que las pastillas serán efectivas para mí?

Utilizar fármacos de primera calidad y contar con atención profesional especializada pueden darte la certeza de que actuarán de forma correcta.

Acudir a clínicas particulares acreditadas es una excelente opción, ya que allí pueden atenderte de forma personalizada y con mejores políticas de calidad.

En Ginecafem combinamos el uso de Zacafemyl y Misoprostol para ofrecerte resultados seguros y con menos molestias, además de que contamos con médicos expertos para llevar el control de la evolución de los medicamentos en tu organismo y puedan determinar, en algún caso específico, la necesidad de recurrir a otros medios para la interrupción de tu embarazo.

Contáctanos en nuestra línea gratuita 01 800 832 8964 y permítenos brindarte más información acerca del método ILE que más te conviene.