Resulta increíble, pero aún en nuestro tiempo los problemas de salud sexual y reproductiva que aquejan a las mujeres son un tema tabú. Tanto así, que más de una entre las que leerán este artículo habrá pasado por la desagradable experiencia de acudir a una consulta médica y ser cuestionada en relación con aspectos privados de su sexualidad y sus elecciones en cuanto a la maternidad.

Por ello, el que existan clínicas como Ginecafem, especializadas en la salud femenina, siempre será un alivio para nosotras, como también lo es contar con información sobre los temas que nos preocupan. Uno de ellos, que desarrollaremos a continuación, es la diferencia entre dos enfermedades: la vaginitis bacteriana y la infección por levaduras.
 
ILE
 
Lo primero a saber sobre el asunto, es que ambas pueden tener síntomas similares, pero provienen de orígenes distintos. El común denominador entre ambas es el hecho de que las dos caen en la amplia categoría de las llamadas “vaginitis”. A continuación te proporcionamos algunos datos para que puedas distinguirlas. Sin embargo, lo que debes hacer tan pronto experimentes síntomas, es visitar a tu especialista de confianza.

 Vaginitis bacteriana

  • Causas: como sabes, la vagina concentra bacterias “buenas” (lactobacilos) y “malas” (anaerobios), de modo que cuando algún estímulo externo altera el equilibrio de estos microorganismos y las bacterias malas proliferan, aparecen los síntomas.
    Entre los factores que colaboran para que esta infección se produzca está (creámoslo o no), el uso excesivo de duchas vaginales, o productos de limpieza. Por ello es que estas sustancias no son recomendables, pese a la sensación de asepsia y confort que deja el utilizarlas.
  • Tratamiento: requiere medicamentos que se venden bajo prescripción médica. Es posible que el ginecólogo solicite un examen pélvico.

Infección por levaduras (Candidiasis)

Causas: a diferencia del caso anterior, este tipo de infección se produce a partir de un hongo llamado Cándida y se sabe que las mujeres que toman antibióticos con regularidad presentan mayor riesgo de contraer infecciones por levaduras. Lo anterior debido a que el consumo de estos fármacos disminuye la cantidad de lactobacilos presentes en la vagina. Algo similar ocurre con las mujeres que toman anticonceptivos con estrógeno y en el caso de algunas embarazadas, quienes padecen una diabetes no atendida o presentan debilidad en el sistema inmunológico.

Tratamiento: puede llevarse a cabo con medicamentos de venta libre. También en este caso puede ser necesario un examen pélvico.

Síntomas comunes en ambas infecciones

  •  Presencia de secreción vaginal: en la vaginosis bacteriana tiene una consistencia más bien líquida de color amarillo o grisáceo, mientras que en la infección por levaduras tiende a ser blancuzca y espesa.
  • Olor desagradable: en la vaginosis bacteriana se produce lo que coloquialmente llamamos “olor a pescado”, en tanto que, si la infección es causada por levaduras, el olor es imperceptible.
  • Sensación de escozor: mientras que la vaginosis bacteriana no produce ardor ni dolor, la infección por levaduras suele causar comezón y ardor al orinar.

 Para disipar otras dudas y recibir un tratamiento especializado, comunícate a Ginecafem a los números 5556-1508 y 5355-6057 o vía WhatsApp al 5542048592, donde te atenderemos con gusto, pero sobre todo, con respeto y profesionalismo.