Qué es un embarazo no deseado y qué hacer

  Escrito por: Rosa Maria Ibarra

Todas las mujeres en algún momento han escuchado hablar sobre el embarazo no deseado, y suele ser un tema frecuente al iniciar su vida sexual. Esta es la generación que más acceso ha tenido a la información sobre sexualidad, sin embargo los jóvenes tienen dificultades para obtener anticonceptivos, lo que los pone en riesgo de contagiarse de alguna enfermedad de transmisión sexual o de un embarazo inesperado.

¿Qué es un embarazo no deseado?

Embarazo no deseado se refiere a la gestación no planeada, imprevista, inoportuna, no querida, no intencional, inesperada o imprevista. Se considera un problema de salud reproductiva porque muchas mujeres que presentan estos casos son adolescentes o niñas. El embarazo no deseado puede presentarse por la ausencia o fallo de métodos anticonceptivos adecuados, así como la inefectividad o falta de contraceptivos de emergencia (la píldora del día siguiente) que prevengan la fecundación.

En otros casos, la falta de conocimiento sobre anticonceptivos lleva a las parejas a usar métodos que no son del todo eficaces, como el coito interrumpido o el ritmo. Y, no debemos olvidar las relaciones sexuales involuntarias, forzadas o no consensuadas y que tienen como consecuencia un embarazo no deseado.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), existen mil novecientos millones de mujeres en edad fértil (de 15 a 49 años) en el mundo, de las cuales 1,100 millones necesitan planificación familiar; de esta cifra, 270 millones (equivalente al 24.4%) no tienen un acceso satisfactorio a los anticonceptivos. En México, solo 7 de cada 10 de las mujeres en edad fértil han usado alguna vez cualquier método anticonceptivo, es decir un 69.2%. Y si bien ha habido avances en este rubro, aún hay muchos casos de embarazos no deseados en todos los grupos de edad.

¿Por qué las mujeres no quieren tener hijos?

Muchas mujeres, ya sea por su edad (por ser muy jóvenes o de edad madura) o por sus proyectos de vida, no desean tener hijos y las situaciones de embarazo no deseado se han convertido en un problema de salud sexual y reproductiva para el que se necesita una solución segura, legal y a su alcance.

Por lo anterior, cuando se presenta un embarazo no deseado se pueden presentar las siguientes consecuencias:

  • Daño psicológico. Las mujeres forzadas a una maternidad no deseada pueden sentirse frustradas, enojadas o desarrollar cuadros de depresión, ansiedad o estrés.
  • Problemas de salud. En gestaciones de mujeres muy jóvenes o muy maduras, los riesgos de tener hijos con malformaciones o enfermedades que afecten la salud materna es más elevado, llegando a poner en peligro la vida de la madre o dejarse severas secuelas.
  • Impacto social. Desde la interrupción de sus actividades escolares, proyectos de vida o laborales, despidos injustos, hasta discriminación, que es frecuente en las madres solteras.

 

ILE

 

Prevención del embarazo no deseado

El embarazo no deseado se puede prevenir con el uso de métodos anticonceptivos, para lo cual es importante acudir con el ginecólogo para optar por el adecuado con base en el estado de salud, planes y vida sexual de la pareja. El uso del preservativo o condón se recomienda no solo para prevenir el embarazo, sino las enfermedades de transmisión sexual; si no tienes una relación monógama, lo ideal es que usen condón además del método de planificación recomendado por el médico.

En caso de haber tenido relaciones sexuales sin protección, ya sea por causa de una violación o por descuido, es importante acudir de inmediato al médico para evaluar la posibilidad de usar la pastilla del día siguiente y evitar un embarazo.

Embarazo no deseado, qué hacer

Si actualmente te preguntas cómo actuar ante un embarazo no deseado, tienes las alternativas de: continuar con la gestación y llevarla a término para quedarte con el producto o darlo en adopción, o bien, recurrir a una interrupción legal del embarazo ya sea mediante medicamentos o una intervención quirúrgica.

En México hay tres entidades donde el aborto es legal bajo cualquier causal: Oaxaca, Hidalgo y Ciudad de México. La capital del país es la que tiene una trayectoria más larga pues en el año 2007 se reformaron las leyes para que las mujeres puedan acceder a servicios de interrupción del embarazo en un contexto legal y bajo las medidas de seguridad necesarias.

Las razones más comunes por las que una mujer opta por la interrupción del embarazo son:

  • No está lista emocional o económicamente para ser madre.
  • Tendría que interrumpir su trabajo o estudios, o sería muy difícil continuar.
  • Ya tiene la cantidad de hijos suficiente y no puede mantener uno más.
  • No tiene pareja ni desea ser madre soltera.
  • Presenta problemas de salud que dificultan un embarazo.
  • El embarazo es consecuencia de incesto, violación o abuso.

Antes de tomar decisiones apresuradas frente a un embarazo no deseado se recomienda pensar bien la situación, cotejando las ventajas y desventajas de cada opción, así como tener en cuenta lo que realmente se piensa y se siente y lo que se quiere para la vida actualmente y en el futuro.

Si estás pasando por una situación de esta índole y te preguntas cómo actuar ante un embarazo no deseado, te recomendamos plantearte las siguientes preguntas:

  • ¿Estoy lista para ser mamá?
  • ¿Puedo permitirme tener un aborto y no arrepentirme después?
  • ¿Es el momento adecuado para tener un hijo?
  • ¿Tengo creencias religiosas sobre el aborto o no estoy de acuerdo con él?
  • ¿Puedo manejar la experiencia de ser madre antes de tiempo o de tener un aborto?
  • ¿Alguien me presiona para abortar o es mi decisión?

Cualquiera que sea tu decisión, recuerda que: ¡No estás sola! En Ginecafem te podemos orientar, valorar y ayudar en caso de que decidas interrumpir o continuar con tu embarazo. Contáctanos a través de nuestro formulario y con gusto te asesoraremos.

 

ILE