¿Qué es el aborto quirúrgico?

El aborto quirúrgico es una técnica donde se dilata el cuello de la matriz para que a través de la vagina se aspire el contenido de útero hasta vaciar todo el contenido y garantizar que el aborto se haya realizado correctamente. Actualmente una de las técnicas aprobadas de aborto quirúrgico es el aborto por aspiración manual endouterina, este método es avalado por la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia, así como por la Organización Mundial de la Salud, ya que se trata de una de las técnicas más seguras y más utilizadas para la interrupción del embarazo.

 

En la Ciudad de México se puede realizar este procedimiento de manera legal hasta la semana 12 de gestación en clínicas certificadas y que cuentan con las instalaciones adecuadas y los médicos calificados para realizarlo, tal como lo tenemos en Ginecafem con la mejor atención personalizada.

¿Cómo se realiza el aborto quirúrgico?

El aborto quirúrgico es un proceso ambulatorio que se realiza en un consultorio habilitado para el procedimiento.  Esta técnica requiere del uso de anestesia para disminuir los dolores que puede provocar la intervención, la anestesia puede ser local o también se puede sedar parcialmente a la paciente.

La elección la harán en conjunto con el médico especialista quien determinará con base en sus condiciones físicas y de salud cuál es la mejor opción, sea cual sea la elección la paciente no sentirá ningún dolor al momento de la intervención.

Antes del procedimiento se desinfecta la zona genital para después pasar a dilatar el cuello del útero utilizando un instrumento que se llama espéculo, éste ayudará a que la cavidad permanezca abierta para introducir el material necesario. Una vez que se haya colocado el instrumental necesario se hace el vaciado del contenido del útero mediante la aspiración.

El procedimiento puede durar entre 15 y 20 minutos, por lo que es un procedimiento muy rápido. Cuando se concluye con el aborto quirúrgico la paciente es llevada a la una sala de recuperación donde permanecerá aproximadamente una hora, en este tiempo estará bajo la observación del personal médico y le servirá para recuperarse de la anestesia.

Consideraciones antes del aborto quirúrgico

Cuando acudas a una clínica para realizar un aborto, es importante saber que antes de iniciar el procedimiento es necesario hacer algunos estudios previos para que el médico pueda analizar la situación de cada paciente y evaluar su estado de salud. Entre los estudios que se pueden realizar son análisis de orina, de sangre y un ultrasonido. Esto dependerá de lo que decida el médico una vez realizada una revisión previa a la paciente.

Durante el aborto quirúrgico

La paciente permanecerá recostada durante la intervención, no sentirá ningún dolor gracias a la anestesia que se coloca, la cual puede ser local, ésta adormece la zona del cuello del útero y el útero para evitar que se sientan dolores cuando se dilate el cuello y durante las contracciones por la aspiración, el principal beneficio de este tipo de anestesia es que requiere un menor tiempo de recuperación.

En el aborto quirúrgico también se puede aplicar una sedación más profunda ya sea que la paciente permanezca en estado de somnolencia pero aún estará consciente y podrá responder a algunas preguntas o puede ser un estado más profundo donde esté menos consciente.

¿Qué pasa después del aborto quirúrgico?

Después de someterse a este método quirúrgico la paciente podrá regresar a casa sola o en compañía de alguien y en sólo unos días podrá realizar las actividades cotidianas a las que está acostumbrada.

El procedimiento puede generar unos síntomas que son comunes tras el procedimiento, entre ellos pueden ser:

  • Presentar dolores en la zona pélvica, parecidos a los de la menstruación. En caso de presentarse los analgésicos recomendados por el médico podrán disminuirlos considerablemente.
  • Sangrado por un periodo aproximado de 7 a 10 días. Por lo general es un sangrado muy escaso, aunque hay ocasiones en que puede ser similar al de la regla.
  • Se puede presentar cansancio o mareos por un par de días.
  • Si la paciente tiene deseos de orinar en las primeras tres horas a la intervención puede sentir cierta dificultad para hacerlo.
  • Aunque no es tan común pero pueden presentarse náuseas, esto es debido a las hormonas que se producen durante la gestación.

Después del aborto quirúrgico el médico debe darle a la paciente una cita de seguimiento, en un tiempo aproximado de 15 días, esta cita servirá para hacer una valoración de su salud y verificar que el procedimiento se haya realizado con éxito.

En caso de que la paciente presente síntomas como fiebre alta, tenga mucha sensibilidad en el abdomen o un sangrado excesivo se deberá acudir al médico inmediatamente para descartar cualquier tipo de complicación.

Para evitar los riesgos durante el aborto quirúrgico se debe realizar en un sitio certificado y con el personal calificado, así como seguir las instrucciones que otorgue el médico.

Se estima que después de la intervención quirúrgica la regla puede normalizarse dentro de las cuatro y seis semanas de la intervención.

En Ginecafem contamos con las instalaciones adecuadas y el personal certificado que te brindará el apoyo que requieres en estos momentos tan difíciles.

Llámenos al 5355-6057, 2631-7259 o del interior de la República al 01 800 832 8964 para programar una consulta.